News & Events

¿Qué factores “internos” llevan a determinados estudiantes a adoptar, manifestar o desarrollar conductas agresivas dentro del contexto escolar?

¿Cuáles son las “características distintivas” que los llevan a actuar con violencia sobre sus compañeros?

¿Son factores externos: problemas familiares, opinión mediática los detonantes de problemas “internos” para que posteriormente ejerzan violencia contra sus compañeros en los espacios escolares?

¿Podemos suponer que la agresión o violencia escolar (perpetrada por niños y/o adolescentes) está concernida directamente por las relaciones significantes que se generaron en etapas críticas (de los niños o los adolescentes)?

El acoso escolar (también conocido como hostigamiento escolar, o, incluso, por su término inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares, aunque se ha extendido a lo que hoy se conoce como ciberbullyng o ciberacoso y sus variantes.

Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas. El acoso escolar es una forma característica y extrema de violencia escolar. Es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros.

Este tipo de violencia escolar se caracteriza, por tanto, por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte. El sujeto maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana.

En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio. Ante esto, indagamos y proponemos alternativas de intervención desde el sujeto mismo. También estudiamos el fenómeno de la violencia escolar como un modo de expresión (sintomática) que denota un malestar que les atañe a los estudiantes.

La violencia escolar es un fenómeno que se vive cotidianamente en los espacios educativos. Día con día se observan y denuncian estas conductas agresivas en los diferentes niveles escolares: preescolar, primaria, secundaria, preparatoria, universidad. La violencia, la agresión, las conductas violentas constituyen un tema de relevancia social indiscutible. Desde distintas ópticas se empiezan a realizar esfuerzos para la compresión y explicación del fenómeno, con resultados tan limitados como polémicos.

¿Cómo ExE puede ayudar a combatir fenómenos como el acoso escolar en las escuelas?

-Educación por la Experiencia es un modelo educativo, que esencialmente ayuda a la formación del carácter de los alumnos basado en una ética y comunicación valoral. Para que las decisiones que tome y asuman nuestros niños y adolescentes sean solidariamente humanas, es decir, siempre asuman un compromiso ante ellos mismos y ante las personas con las que conviven..

¿Es necesaria la participación de maestros, alumnos y padres de familia? ¿Por qué?

-Por supuesto que se deben conjuntar esfuerzos para que se disminuya esta práctica que ya tiene tintes alarmantes. Los padres de familia son los primeros actores en la vida de los hijos, su primer ejemplo, de ahí que deben hacer frente a esta problemática de manera conjunta con los maestros que son los segundos actores importantes en la formación de nuestros niños y adolescentes.

¿Cómo pueden las autoridades educativas de todos los niveles apoyar la formación valoral y ética?

Fomentando en los alumnos una formación valoral y que esta formación se extienda a los hogares de los alumnos y  se refuercen en casa los valores éticos y universales, para sanear el problema del acoso escolar que no es sino el reflejo de lo que ocurre en nuestra sociedad. Es importante en ese sentido recalcar, que existen iniciativas de la sociedad civil que buscan generar espacios para que los niños y jóvenes junto con sus familias fortalezcan lazos basados en una sólida formación ético valoral como es el caso de nuestra organización ExE, quien ha desarrollado su labor gracias al valioso apoyo de la SEP estatal.

Por último llamó a todos aquellos interesados en la labor que hace ExE para fomentar la formación ética y en valores entre los niños y jóvenes con el fin de combator el bullying y muchas otras conductas de riesgo, a ingresar a su página web www.exe.org.mx o a buscarlos en las redes sociales como Facebook, Twitter Youtube.

 

Elisa Arias Meingüer
Directora de capacitación y diseño curricular

Comments

comments